POLÍTICA | trapitos

Polémica en la Ciudad por los trapitos: ¿Se deben prohibir?

La salvaje agresión que dejó a un joven internado por no querer pagar a un cuida coches disparó el debate por la actividad en la Ciudad.

La brutal agresión que recibió un joven de 26 años cuando se negó a pagarle a un cuida coches en la localidad de San Martín disparó el debate por los llamados "trapitos". Un video mostró el momento en el que Fernando Jorge Abelik le da una trompada a Leonel Biasutti que lo dejó con severos traumas e internado en un hospital.

En la ciudad de Buenos Aires, hace años que el Pro intenta aprobar un proyecto de ley para administrar la actividad, pero nunca contó con el apoyo de la oposición en la Legislatura porteño debido a algunos puntos polémicos.

Fue el actual ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, quien impulsó el proyecto en cuatro ocasiones cuando ejercía el rol de vicepresidente primero de la legislatura porteña.

"La salida no es reforzar el orden represivo de la Ciudad"

Básicamente, el texto prohibía la actividad y estipulaba multas de 500 a 3000 pesos para los "trapitos" en el espacio público. También se incluía la posibilidad de 1 a 10 días de arresto.

Al respecto, en diálogo con Infonews, el legislador porteño del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), Marcelo Ramal, explicó: "Esencialmente, lo que propone el macrismo no constituye ninguna salida porque lo único que va a hacer es reforzar las atribuciones de la Policía al permitir la detención de personas sin testigos por medio de flagrancia. Esto puede terminar en la extorsión de la Policía que, como todos saben, es un actor que no está ajeno a la cuestión. Los trapitos son parte de redes que están conectadas a comisarías y barras bravas".

"La salida no es reforzar el orden represivo de la Ciudad. Lo que habría que hacer es dar el debate sobre los vínculos entre policías, barras bravas, punteros y partidos políticos. El llamado trapito es el último eslabón de una cadena mafiosa. Estamos dispuestos a debatir los proyectos, pero no estamos dispuestos a soluciones netamente administrativas o represivas", remarcó el legislador.

Por otro lado, explicó que hay varios proyectos que pueden tratarse que trabajan sobre la posible creación de un "registro" de trapitos. "Estamos dispuestos a debatir, pero esos registros deberían tener un carácter público y ser controlados desde fuera del Estado", señaló.

La intención del oficialismo, según confirmaron fuentes del macrismo a este medio, es presentar un proyecto que viene del año pasado. La vicepresidenta de la Legislatura, Carmen Polledo y el presidente del bloque del PRO, Francisco Quintana, buscan aprobar este año una iniciativa que regula parte de la actividad.

El proyecto

A diferencia de la iniciativa de Ritondo -que fracasó cuatro veces y buscaba prohibir completamente a los trapitos-, el nuevo proyecto sólo prohíbe la actividad en un perímetro de 30 cuadras a la redonda de un estadio o sede de realización de un espectáculo masivo.

En caso de que una persona se ofrezca para cuidar autos en las inmediaciones del estadio le podrá caber una multa de $ 1.000 a $ 10.000 y dos a diez días de arresto.

Además, el texto prevé duplicar sanciones a los reincidentes y si se comprobara que el trapito pertenece a una organización, como una barra brava, el castigo se triplicaría.

Temas

Dejá tu comentario