OÍR MORTALES | Dua Lipa | Future Nostalgia Tour

El glitter que Dua Lipa desprende a cada paso

Es una de las estrellas pop mundial. Llegó a Buenos Aires con su Future Nostalgia Tour y demostró lo que ya sabíamos: es una cantante que puede dar cátedra de cómo enamorar al mundo en tan solo dos horas de concierto.

Miles de fans se concentraban en Av. del Libertador, ansiosos por vivir una experiencia que, sabían, resultaría memorable. Muchachos con glitter en las mejillas, chicas con delineado de colores y tops con brillos: todo el mundo había elegido vestirse con prendas glamorosas, con un estilo único, extravagante, que representara el espíritu de la noche. ¿Por qué? Porque el martes y miércoles fueron noches primaverales en las que una voz femenina rasgaría el viento con sus hits.

Ante familias enteras, con niñes y adolescentes, incluides, salió Dua Lipa: sensual y elegante, bajo el elogio de todas las miradas, la artista británica de 27 años desplegó su talento durante las dos fechas consecutivas en el Campo Argentino de Polo, en Buenos Aires.

SOMOS UNA COOPERATIVA

NOS AUTOGESTIONAMOS

¿NOS ACOMPAÑÁS?

>CLICK AQUÍ<

Future Nostalgia Tour arribó a nuestro país para enseñarnos cómo enamorar a miles de personas en una hora y media de puro pop, con esa base disco de los ’80 del último álbum.

Dua Lipa llegó a la Argentina el lunes 12, jornada que dedicó a visitar lugares emblemáticos de la ciudad como una turista más. Ese día conoció el mítico Cementerio de la Recoleta y se compró libros en El Ateneo Gran Splendid. Más tarde almorzó en El Preferido, histórico bodegón de Palermo, y por último visitó La Boca.

Esta es la segunda vez que Dua da un espectáculo en nuestro país; el primero fue en 2017, en un side show en el teatro Vorterix, con entradas agotadas. Y también, el mismo año, actuó de telonera para Coldplay.

Tanto el martes 13 como el miércoles 14 a eso de las 20.30 de la noche, salió como telonera Vickilicious, una DJ argentina, que elevó la temperatura del público y musicalizó por media hora remixando temas populares como “Bad Romance” de Lady Gaga y “N5” de Lali.

A las 21.30 en punto fue el turno de la artista principal: el motivo de los cientos de presencias gritando su nombre aquellas dos noches. 

Luciendo, como nadie, un catsuit de encaje verde, guantes hasta más allá del codo, y el cabello suelto se apareció ante la vista de todes, iluminada por los reflectores. Al ritmo ochentoso de “Physical”, Dua resquebrajó la pista con una coreografía sincronizada con su equipo de bailarinas.

Las multitudes no escatimaron en gritos, exclamaciones de adulación y gestos de amorosidad para con su ídola. El público, dividido en Campo Delantero y Campo General, hicieron oír su visible entusiasmo por tener a la joven, tan bella y segura de sí, frente a sus ojos.

Entre cambios de vestuario, maquillaje y peinados, la artista británica no se despegaba del micrófono para agradecer a sus fans, y hablarles en un español sorpresivamente claro.

La mayoría de las canciones del setlist incluyeron hitazos de Future Nostalgia, como “Love Again”, “Pretty Please”, “Good In Bed”, “Levitating” y “Don’t Start Now”, pero además hubo sorpresas de su primer álbum, Genesis, y algunos otros temas en colaboración con artistas.

Por ejemplo, se hizo presente “Cold Heart”, el tema hecho junto al legendario Elton John, que se desenvolvió junto a una coreografía de sus bailarinas y un video del cantante en la pantalla. Pero, sin dudas, fue en “We’re Good” que el público calló para disfrutar de la impecable voz de Dua. Los gritos se apaciguaron en la noche, y su voz gobernó los kilómetros a la redonda.

Tanto así, que también fueron parte de ambos shows los habitantes de los edificios que lindaban con el predio. Hasta el final, agitaron luces desde sus balcones, animando al público y disfrutando de la música.

Fresca, con una elegancia difícil de alcanzar, Dua Lipa tomó posesión de la Argentina con sus bailes atrevidos y enérgicos, un carisma envidiable para cualquiera. El espectáculo incluyó en varias ocasiones movimientos sensuales junto al micrófono, sobre el que se deslizaba moviendo las caderas hasta el piso. En aquellas súbitas muestras de sensualidad, el público enloquecía maravillado.

Al término de su segundo show, la artista cenó en un restaurante de Palermo Hollywood, Atte. Pizza Napoletana, con un nuevo outfit. Su próximo espectáculo lo dará este viernes en Santiago de Chile.

Dulce y divertida, miles celebramos su paso por el país y mostramos agradecimiento por este álbum que nos salvó de la oscuridad en que nos había sumido la cuarentena por covid-19 dos años atrás. 

 

¿TE GUSTÓ ESTA NOTA?

SUMATE A INFONEWS

>CLICK AQUÍ<

 

Dejá tu comentario