POLÍTICA | adorni | barracas | crimen de odio | discriminación | lesbianas | Lesbocidio | lgbtiq

Desidia: Adorni negó que el ataque a 4 lesbianas haya sido un crimen de odio

El vocero presidencial relativizó el atentado contra las mujeres que compartían una habitación en un hotel de Barracas, y aseguró que le "parece injusto hablar de este episodio cuando la violencia es más abarcativa que simplemente una cuestión de un determinado colectivo".

Una vez más, el vocero presidencial Manuel Adorni puso en palabras el desinterés, el desprecio y la falta de políticas públicas del Gobierno nacional respecto a las minorías y los sectores vulnerables. La periodista Sofía Rojas de la agencia Noticias Argentinas le pidió una reflexión en torno al ataque ocurrido contra cuatro mujeres en la habitación de un hotel en Barracas, de las cuales murieron tres, debido a que Fernando Justo Barrientos les arrojó bombas molotov por ser lesbianas. También le consultó sobre las políticas del Gobierno nacional ante la proliferación de los discursos de odio, dentro de los cuales le recordó los dichos recientes de Nicolás Márquez, biógrafo y amigo del presidente Javier Milei:

"Por supuesto que las condolencias a las familias de las víctimas, a las de todas las víctimas del espisodio en particular del que te referís. La reflexión cae por su propio peso. Está claro que esas cosas no pueden seguir pasando acá ni en ninguna parte del mundo, y efectivamente cualquier atentado que haya...la verdad que a mí no me gusta definirlo como un atentado sobre determinado colectivo, la verdad que está mal, es terrible y repudiable, sea contra quien sea, que alguien tire una bomba molotov contra -en este caso- estas cuatro personas, que podrían haber sido más, es terrible y repudiable. Ya te digo: nuestra política de seguridad es un tema absolutamente integral que pasa tanto por el episodio este como por cualquier cosa", deslizó el vocero.

En esa línea, dejó en claro cuáles son las (inexistentes) políticas de género y las destinadas al colectivo lgbtiq+, que desde las PASO celebradas en 2023, padeció un fuerte incremento de los discursos de odio y la violencia física. Adorni sostuvo: "Nosotros no nos focalizamos en que sólo es terrible este episodio porque tenía determinadas características particulares. Para nosotros la violencia de género es respudiable y la violencia en general nos parece absolutamente repudiable. Me parece injusto hablar de este episodio cuando la violencia es más abarcativa que simplemente una cuestión de un determinado colectivo y hay mucha gente que lo sufre: mujeres y hombres".

Con estas declaraciones, el vocero presidencial contribuyó a la invisibilización del crimen de odio: no pudo mencionar la palabra "lesbianas", ni tampoco quiso calificar el atentado como un crimen de odio, a la vez que tampoco respondió nada en torno a políticas puntuales del Gobierno respecto a la proliferación de los discursos discriminativos, como el ejemplo que le citaron al mencionar a Márquez.

No puede responder nada porque el Gobierno carece de políticas públicas para contrarrestar estos ataques y, de hecho, otrxs funcionarixs del Gobierno hablaron con desprecio y discriminación hacia el colectivo LGBTIQ+ e incluso, atentaron contra sus derechos al despedir, por ejemplo, a cien trabajadorxs estatales que habían ingresado por el cupo laboral travesti trans.

Inician campaña para ayudar a Sofía, única sobreviviente del ataque lesbo-odiante

Algunas declaraciones dan cuenta de la postura del Gobierno nacional en contra del colectivo lgbtiq+:

- Consultada por el matrimonio igualitario, la canciller Diana Mondino, dijo: "Como liberal estoy de acuerdo con el proyecto de vida de cada uno. Ahora, si vos preferís no bañarte y estar lleno de piojos y es tu elección. Después no te quejes si hay alguien que no le gusta que tengas piojos".

- A la vicepresidenta Victoria Villarruel también le habían consultado sobre su opinión en torno al mismo tema, a lo cual planteó: "Yo tengo que ser sincera, ya estaba garantizado con la unión civil".

- Cuando el periodista Jaime Bayly entrevistó a Milei, le consultó sobre su postura en torno a la homosexualidad, el mandatario respondió despectivo: "A mí me da igual que un hombre tenga sexo con un hombre que un hombre tenga sexo con un elefante, es cuestión de que el hombre consienta y el elefante consienta".

- El diputado libertario Ricardo Bussi sostuvo en un encuentro realizado en la Universidad Santo Tomás de Aquino: "El que decide ser travesti, que se la banque solo; no se puede dar una cuota del Estado a alguien que pertenece a un grupo minoritario" y, en ese mismo planteo, afirmó: "Son seres humanos que merecen todo nuestro respeto. Como los rengos, como los ciegos, como los sordos. Son pequeños sectores de la sociedad que tienen que ser reconocidos, claramente (...) Lo que no queremos es que lo bancamos entre todos porque el que decidió su camino sexual es responsable de sus decisiones, no tenemos por qué hacer cargo de eso a toda la comunidad".

Nicolás Márquez, biógrafo y amigo de Milei, sostuvo en una entrevista radial: "Hay conductas objetivamente sanas y conductas objetivamente insanas. Entonces, cuando el Estado promueve, incentiva y financia la homosexualidad, como lo ha hecho hasta la aparición de Javier Milei en escena, está incentivando una conducta autodestructiva". Nadie en el Gobierno salió a repudiar sus declaraciones.

 

 



Dejá tu comentario